Mi?rcoles, 28 de marzo de 2012

Los gobiernos que aumentan el gasto publico, aumentan el desequilibrio económico de sus regiones o países Opina Omar POLINORI,escritor latinoamericano

Es notable como las sociedades que dicen estar en plena evolución o en una fase emergente viven con las mismas costumbres de hace miles de siglos. Hace varios siglos existio una figura casi tragica llamada el recaudador de impuestos. Estos hombres elegidos para la tarea eran seres crueles que golpeaban y hasta a veces mataban a los deudores con el consentimiento de sus poderdantes. Nunca nadie sostuvo un  severo cuestionamiento hacia el origen de esos impuestos, la morosidad y los titulos de los acreedores, es por ello que nunca es tarde para repasar algunos conceptos basicos y darnos cuenta que los deudores no fueron ni seran los inmorales como tampoco los impuestos pertenecieron a alguna tabla divina de algún Dios gastador. El origen del impuesto no fue algo antojadizo sino una imposicion de un sector privilegiado o de poder  para someter a los mas debiles y asi poder ejercer el miedo y dominio sobre ellos. No eran decisiones sociales sino medidas arbitrarias impuestas por aquellos que poseian el poder a traves de sus ejercitos. Estos impuestos logicamente condicionaban a las personas y a sus sociedades, pero nadie podia reclamarlo porque eran considerados parte de las leyes. Las leyes las ejercian los que mas tenian y asi se podia comprender que el tributo o impuesto era una cuestion de vida o muerte, pues aquel que se negare a la paga podria perder hasta su vida. La morosidad, no era el estado de un ciudadano ante una deuda impaga, sino la propia caracterizacion del sometido al no llegar a pagar los tributos o impuestos por pertenecer a un sector social decaido economicamente, y en consecuencia todo aquel que era pobre padecía de morosidad. Opino que en aquellos tan lejanos siglos ,sin el aumento demografico actual del planeta ,la tecnologia y cuantas cosas mas que llegaron con los años, los recaudadores de impuestos gozaron de total impunidad  formando una muy sui generis sociedad de inmorales. Tendriamos que sospechar que la inmoralidad tiene sus propios limites y que aquello que las leyes sostienen la carecen, pero recordando las palabras de Jesús cuando dijo:al Cesar lo que es del Cesar y a Dios lo que es de Dios, podríamos decir que hay leyes mas alla de la ley del hombre y a traves de ellas  descifrar con su sola enunciacion la inmoralidad de las mismas. Ahora bien, el Cesar no era un icono de la democracia, y ademas un gran recaudador de impuestos que lamentablemente a pesar de los siglos transcurrido deja su huella para que otros la continuen. Los siglos transcurridos nos demostrarian que en las democracias de hoy los  que recaudan  son los que fueron elegidos por los que contribuyen por ello es necesario considerar el verdadero origen social de cada impuesto. Si los impuestos son tributos sociales lo son también solidarios y voluntarios, por ello es prioritaria la reconsideracion que aquel que tributa lo hace por su propia voluntad y de plena conformidad. El recaudador de impuesto es quien debe reformarse para entonar una condicion social de acuerdo a los principios de aquellos que lo sostienen. Si el impuesto es una imposicion abusiva por su elevado costo para aquellos que lo deben pagar el recaudador esta condicionando la voluntad social y perdiendo el elemental sentido del mismo. El voluntariado pierde su condicion solidaria y social al no poder cumplir con las elevadas pretensiones del recaudador y al igual que en otros siglos anteriores pasa a la morosidad. La morosidad de antaño revive y en un nuevo escenario entre plasmas y tecnologia digital se renueva aquello del Cesar.¿Si en el siglo XXI el recaudador se convierte en una nueva version del Cesar como se puede entender la convivencia de ese pasado con la permanente evolucion de los derechos humanos?.Además quien le otorgo el derecho al recaudador fue el mismo deudor con su decisión  voluntaria y aquí es donde el recaudador carece de títulos morales suficientes para despojar a todo aquel que puso en sus manos sus bienes. Considerando el nuevo tiempo de la humanidad es obvia la falta de títulos suficientes del recaudador para ejecutar al voluntario contribuyente con un progresivo aumento de su tributo debido al permanente aumento de sus propios costos. Si el que contribuye exige un limite en los gastos del recaudador no es una acto de acción directa por carecer este de una representación colectiva aunque sea parte de la misma con su  aporte. Concluyendo opino que el tributo es voluntario y no compulsivo por consiguiente el que  elige al recaudador tiene el derecho a ser reconocido como tal y no llevado al estado de morosidad por aquel a quien el mismo le otorgo el beneficio de administrador, quien después apropiandose abusivamente de otros titulos se convierte en el ejecutor y recaudador regresando el estado social de cada hombre a los tiempos del Cesar .La moral siempre esta en las buenas y voluntarias acciones de cada hombre lo que me exime de todo comentario al respecto.

                                                       Autor: Omar POLINORI ®

                                                         Escritor Latinoamericano

                                                                    Año 2012 ©

 

Derechos reservados al Autor Omar POLINORI, Marzo  2012

Edición: Carolina ANDREUCCI

Difusora del Centro Internacional ®2012

Todas las publicaciones del escritor latinoamericano Omar POLINORI se pueden obtener en formato Pdf o Word escribiendo a :

[email protected]

[email protected]

***All publications of the Latin American writer Omar POLINORI are available in PDF format Word or writing to:
[email protected]
[email protected]

Issue:Carolina ANDREUCCI

Difusora Internacional Centre ® 2012


Comentarios